Es el conjunto de acciones, actividades, planes, políticas, normas, registros, procedimientos y métodos, incluido el entorno y actitudes que desarrollan autoridades y su personal a cargo, con el objetivo de prevenir posibles riesgos que afectan a una entidad pública. Se fundamenta en una estructura basada en cinco componentes funcionales:

  1. Ambiente de control
  2. Evaluación de riesgos
  3. Actividades de control gerencial
  4. Información y comunicación
  5. Supervisión

Sensibilización y Capacitación en Control interno